fbpx

¿Alguna vez has comido una cantidad muy elevada de comida, acompañada con una sensación de que no puedes parar porque necesitas comer mucha cantidad?

¿Dirías que incluso has sentido la necesidad de hacerlo a escondidas, para que nadie pueda juzgarte?

Si la respuesta es sí, no tienes de qué preocuparte, te ha ocurrido lo que en OBEST denominamos tener un “atracón”.

Cuando tenemos un atracón es muy habitual sentirnos como un “bicho raro” por tener este tipo de comportamientos, pero realmente es algo mucho más común de lo que la gente cree, el problema es que nadie confiesa tener un atracón, porque, como hemos dicho antes, suelen estar acompañados de sentimientos de vergüenza, por lo que intentaremos ocultarlos ya sea no contándoselo a nadie o haciéndolo cuando nadie pueda pillarnos con las manos en la masa.

Las causas que provocan un atracón son muy diversas, y en OBEST sabemos que varían de una persona a otra, pero existe un elemento común a todos los atracones: se producen cuando por alguna razón estamos atravesando un momento de inestabilidad emocional que no está siendo adecuadamente gestionado. Es muy habitual encontrarnos un conjunto de emociones reprimidas que son las que producen la “necesidad” de desahogarse a través del atracón. Muchas personas utilizan el alcohol o el tabaco, pues bien, otras muchas personas utilizan la comida, y esto es mucho más frecuente de lo que creemos. Esta base emocional hace imprescindible que el trabajo sea no sólo desde la nutrición, sino también desde la psicología, y de hecho, sólo cuando el trabajo se realiza de esta manera es cuando podemos asegurar que los atracones se superarán.

Por ello, para encontrar solución a este problema, tendrá que ser valorada por un equipo multidisciplinar como el que tenemos en el Centro Médico OBEST, pero el primer paso, y sin duda el más importante, sería que el paciente o la paciente que se sienta identificado/a con todo lo que estamos hablando, decida venir a solicitar ayuda, normalizando lo que le ocurre, olvidándose de que no existen los bichos raros y, sobre todo, con la completa certeza de que su problema actual tiene una solución que le permitirá vivir una vida más plena y feliz.

Sabemos el daño que puede producir un atracón, porque es una experiencia realmente muy dura de relatar para el que la sufre, pero cuando los pacientes superan ese escollo inicial, podemos asegurar que el trabajo sale adelante.

Así que ya sabes, si estás teniendo una mala relación con tu alimentación, por uno o por muchos problemas que puedas estar teniendo en otras áreas de tu vida, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en la C/ Pérez Galdós, 11, o bien llamándonos por teléfono al 967189123 o consultando nuestra página web www.obest.es