fbpx
zumo o refresco

Aún estamos en temporada de bebidas fresquitas, y los zumos naturales se toman como una de las opciones cuando quieres cuidarte, pero lo cierto es que no son tan recomendables como se cree ¿por qué? Aquí te lo contamos.

La realidad es que al consumir un zumo por un lado estamos desplazando el consumo de fruta entera y además supone la ingesta de una gran cantidad de azúcar libre, teniendo, en muchos casos, más cantidad que un refresco. Para que os hagáis una idea, un refresco contiene por 100 ml. unos 10-11 gr de azúcar, mientras que el zumo contiene entre 12 o 13 gr.

Una fruta entera contiene fibra, que actúa como una «malla de retención», logrando que el organismo no lo absorba tan rápidamente, mientras que cuando la exprimimos el azúcar queda libre, generando picos de glucosa más elevados en sangre. No son malos, ni venenosos, pero tienen casi los mismos efectos en el organismo que cuando consumimos un refresco.

Es por ello que los nutricionistas recomendamos moderar su consumo y sobre todo tener en cuenta que UN ZUMO NO EQUIVALE A CONSUMIR UNA PIEZA DE FRUTA, ya que desaparece la fibra y no estimula la masticación, una acción imprescindible para saciarse.

Y por último, recordar que se recomienda el consumo de 3 piezas de fruta mínimo al día, junto con dos raciones de verdura.