fbpx

El estreñimiento es un trastorno bastante común del ritmo intestinal que se define por una marcada dificultad para evacuar las heces. Esta dificultad, puede producirse bien por una baja frecuencia de deposición o porque la defecación suponga un gran esfuerzo.

Alrededor de un 16% de la población sufre estreñimiento crónico y éste afecta con más frecuencia a mujeres, muy común también durante el periodo de embarazo, y a las personas mayores de 65 años.

Lo normal es pensar que una deposición al día sería lo normal o lo más saludable, sin embargo y según los expertos, lo común sería evacuar el mismo número de veces que se ingiere alimento, unas 3 veces al día (mínimo 2).

Hemos de resaltar que la acumulación de tóxicos en el organismo es algo peligroso, por lo que es importante que las personas que sufren de este trastorno considerasen muy importante tomar medidas al respecto.

Lo primero que debemos investigar son las causas que lo provocan, ya que el estreñimiento puede ser consecuencia de una mala alimentación en la que aparecen alimentos cárnicos en exceso y/o por sufrir estrés o nervios continuamente.

Vamos a enumerar algunos de las claves que debemos tener en cuenta a la hora de afrontar esta problemática que tanto nos preocupa:

  • Lo primero que debemos tener en cuenta es que las frutas y las verduras deben ser la fuente de nuestra alimentación diaria. Su elevado contenido de fibra, unido a un consumo adecuado de agua (1,5-2 litros/día) nos ayudará a formar el bolo fecal.
  • Si es posible, buscar un momento en el día en el que habituarse a evacuar sin prisas o por lo menos intentarlo para reeducar a nuestro organismo.
  • Hacer ejercicio de acuerdo a nuestras características por lo menos 3 días en semana. El ejercicio favorece el movimiento intestinal, que es clave ayudando para que el  bolo avance hacia el final del intestino.
  • Reducir el consumo de carne, máximo 2 piezas por semana. Su composición nutricional no favorece la formación adecuada para ir mejor al baño.
  • Comer despacio. Una comida debe durar alrededor de 30 minutos. Masticar más los alimentos ayudará a una mejor digestión.
  • Reducir el consumo de tabaco, café, chocolate, alcohol u otras drogas.
  • Mucho cuidado con los laxantes que utilizamos, hay algunos que pueden irritar nuestro intestino y conducir a alteraciones intestinales. Además, nuestro sistema digestivo puede habituarse a su consumo y luego hacer a nuestro intestino «vago´´.

Todos estos consejos junto con un buen y placentero descanso serían básicos para mejorar nuestro tránsito intestinal diario y con ello nuestra calidad de vida.

Si esta situación te resulta familiar y no sabes cómo remediarlo, en Centro Médico Obest nuestros profesionales te ayudarán a mejorar todos los aspectos de tu alimentación.